Informate en Comunidad News, Click aquí--->

¡Bienvenidos a "Ejercito de Poetas"!

Sean ustedes muy bienvenidos a unirse a este pelotón de poetas, que esperamos sea un ejercito dando batalla y conociendo rincones inhóspitos de los paisajes del valle interior...

contacto para inscripción: poetasanonimosblog@gmail.com

Para empezar a publicar solicita la invitación a nuestro correo electrónico: REGISTRATE AQUÍ

martes, 7 de febrero de 2012

Sobre hijos degenerados y "Verdades Amargas"

Con respecto, al artículo que el degenerado hermano mío -en mala hora- Hipólito José Álvarez Vásquez, publicara el lunes 5 de diciembre en  El Caroreño paso a hacer las siguientes  acotaciones: 1) En el escrito (que presumo pasaste días  haciéndolo, y preguntándote cómo se escribe "maligno" si con "g"    o dónde lleva el acento la expresión "drogómano", o si la palabra homosexual proviene de "homus sapiems", pues a  pesar que el viejo Polo te puso en buenos colegios para que fueras un hombre de bien, te dedicaste a cultivar "yerbas", con uno que otro "amiguito" tuyo, a tomar aguardiente, hasta convertiste en lo que eres: un vago sin oficios, o como suele decirte el viejo Polo: en una "Bazofia") tú descaradamente dices: "Estuve trabajando con mi padre treinta y dos años, de los cuales aprendí de él la honesta profesión del comercio". No seas cínico, chico. Al contrario, por no haber estudiado ni graduado de nada, salvo de "yerbatero", el viejo Polo te mantuvo toda la vida, teniéndote como un simple empleado en su negocio, pagándote un salario semanalmente (inmerecido, por cierto, pues tú tienes de comerciante, lo que tú "amiguito" Chúa tiene de astronauta); regañándote a cada momento, por tu incapacidad para grabarte los precios de los bienes de insumos), sueldo que te alcanzaba solo para comprar la bolsa de comida, cinco cajas de cervezas, y por supuestos tus "yerbas".
De tal manera que el viejo Polo, ciertamente te enseñó a trabajar; pero tú fuiste muy mal alumno, no aprendiste nada, por eso tuviste que engañarlo, timarlo, para apropiarte de todos sus bienes, de sus casas y del negocio, esto hermanito, no tiene perdón de Dios. Le dijiste a tus hermanas, que el viejo Polo te vendió los derechos y acciones, que te vendió todos sus bienes; ese cuento chino nadie lo cree, pues de dónde vas a sacar dinero para pagarle al viejo Polo todos sus derechos y acciones, de dónde ibas a sacar dinero (300 o 500 mil Bs. F., por caso) si tu jamás has trabajado como debe ser. Con un sueldo de obrero, cómo quieres que te crean que le pagaste al viejo Polo, una alta suma de dinero. (Acá entre nos: deja esas "yerbas", chico; toma jugo de semeruco, que es mejor, levanta el "ánimo" y tiene vitamina "C").  En otra parte de tu escrito, dices (jejejeje, no aguanto la risa, jejeje, y con esta gripa que tengo, jejeje) "trata de perjudicar mi limpio camino de la vida, pretendiendo decir que decepcioné a mi padre en los años trabajados con él". (Jejeje, definitivamente, las "yerbas" hacen mucho daño, jejeje). Pretendo, no;  gran sipote. Lo digo, y te lo repito mil veces si es necesario: decepcionaste al viejo Polo, tanto que no quiere verte ni siquiera en pintura; a veces -para que lo sepas- oigo decir al viejo Polo a mi madre doña Goya:" Ni a Cheo ni a su mujer, me los dejes entrar acá en la casa, ni siquiera después de muerto, ese mal hijo defraudó mi confianza, aquí no lo quiero ver". A mí me ha pedido, en caso de que muera él primero, que su cadáver sea velado en la casa que Raquelita le dio para que él viviera sus últimos años tranquilo con mi madre y Goyito, y entre sus pedimentos, me ha encargado no dejarte pasar ni a ti ni a tú mujer.  (Por cierto, te comento que todo el mundo que visita al viejo Polo para saber de su salud, él comienza a contarle lo degenerado y maluco que eres, gran sipote).  2) En cuanto a mi "currículo" (quizá quisiste escribir: "curriculum vitae") si poseer siete títulos académicos; pertenecer a una veintena de instituciones culturales, académicas y jurídicas de Venezuela, Colombia y España; ser profesor de pre y postgrado en tres Universidades nacionales; haber publicado -hasta la presente fecha- 16 obras literarias y jurídicas (por cierto, en mi novela "Cementerio de Voces" próxima a ser publicada simultáneamente en Bogotá, Colombia, y Barcelona, España, coincidencialmente uno de mis personajes literarios, creado por mi inventiva, lleva tu nombre, y una de sus cualidades es ser "yerbatero" y mal hijo, en la novela estafa a su padre, y pretende despojar a sus demás hermanos del derecho que ellos también tienen de heredar los bienes de su padre, que, casualmente, lleva el nombre del viejo Polo. Pero no te preocupes, chico; es una simple novela, y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia); si haber dictado en lo que va de año 25 conferencia en todo el territorio nacional y dos en el extranjero (el año entrante iré en Mayo, a Argentina -recibiré un doctorado honoris causa en derecho- a Costa Rica y a Colombia) si a eso tu lo llamas ser degenerado, de verdad verdad, te doy la razón: soy un perfecto "degenerado" (jejejeeje). 3) En cuanto a que " varias veces visité la cárcel de la carrera 13, pero para visitarlo a usted", no niego que en alguna oportunidad me visitaste, no porque te salía del corazón, sino porque el viejo Polo te lo pedía, además como buen timador sabías que yo era el propietario del local donde funcionaba el negocio de Polito, y como tal, debías de besarme las medias; como a mí los "besa-culos" no me agradan decidí venderle el local a Raquelita, para no tener contacto contigo. Ciertamente, estuve preso –por una maniobra política de un ex gobernador–  y las tres veces que fui a juicio, obtuve sendas sentencias absolutorias. A mis alumnos de postgrados de la UCV (entre los que se cuentan jueces y fiscales) suelo comentarle de mi pasantía en la cárcel. Ahí uno cuenta realmente con la gente que de verdad quiere a uno, en ese sitio conté siempre con la ayuda de mis hermanos (los hijos de Mama Goya) entre ellos, con Luis y con Raquelita.  Fue una experiencia inolvidable, la cual narro también en mi novela. ¿Quién no sabe que el Dr. Leonardo Pereira Meléndez  estuvo preso? Casi todo el mundo. Pero ello no ha sido obstáculo para yo llegar  a la cima en donde estoy.  En lo que va de año, me he dado la pompa de rechazar dos ofrecimientos para ejercer de defensor público penal  en Caracas y en  Puerto Ordaz; por ahora, prefiero seguir litigando, dar mis clases y viajar por todo el país, ganarme una "platica" con el sudor de mi frente, sin tener que estafar, engañar  a nadie, mucho menos  a mi padre, y porque como buen Leo, (no, chico, de los "Leones del Caracas" no,  zopenco; del signo zodiacal "Leo") me gusta dar órdenes, no recibirlas. Me reí muchísimo con esa estupidez tuya de querer hacerme daño escribiendo " lo visité en la cárcel" (jejejejeje).  Si dejaras de consumir "yerbas" sabrías que " no hay historia verdadera  que no tenga, como trasfondo,  una cárcel" y que "los mejores versos siempre son escritos bajo la antorcha de los carceleros" (Heberto Padilla).  4) En tú artículo dices: "Lo que más me duele es haberme dado cuenta tarde de las marramuncias y triquiñuelas que le hiciste a mi padre" (jejejeje, de verdad a este vago le hacen mal las "yerbas").
¿Quién embaucó, desfalcó a quién? ¿Quién engañó a su padre, haciéndole traspasar todos sus bienes, todos sus derechos y acciones a su nombre? Ahí está el Dr. Williams Bastidas de testigo. Él como  ya todo  el mundo lo sabe, está consciente que tú nunca le diste o le entregaste nada al viejo Polo, no le pagaste nada; no le diste ni un centavo, porque tú nunca has tenido nada ni siquiera donde caerte muerto. Engañaste al viejo Polo. Te aprovechaste de su vejez para timarlo, para engañarlo. Le prometiste ver por él, y tú ni siquiera le pasas nada de dinero para sus medicinas. Qué yo sepa –y así lo sabe toda Carora–  quienes han  cubierto todos los gastos médicos y de medicinas del viejo Polo, hemos sido Raquelita y yo. Últimamente, tengo entendido que Marbella incorporó de nuevo a Polito al seguro del Seniat y colabora en lo que respecta a hospitalización; pero antes quien sufragaba todo eso, era yo, y tú te hacías el pendejo, para no colaborar con nada, a pesar que el negocio era de Polito y no tuyo; sé también que José Gregorio, de cuando en cuando, le manda algo de dinero a Polito, y ello lo valoro, pero tú "yerbatero" le quitaste hasta la semana, que obligado estabas a pasarle, toda vez que el negocio lo levantó y lo fundó el viejo Polo, no tú ni tú mujer.
Ese negocio así como los demás bienes inmuebles del Viejo Polo le pertenecen a todos sus hijos, no a ti nada más. Por si las moscas, dejaré bien claro lo siguiente: ni a Raquelita ni a mí, y, obviamente, ni a Goyito ni a Mamá, nos hace falta nada de lo que por derecho le pertenece al viejo Polo. Raquelita es abogada y de ello vive. De su trabajo. Y yo, ejerzo por mi cuenta.  Si a ver vamos, no nos hace falta nada, salvo el cariño y el amor, de nuestros viejos padres.  (Por cierto, para que tengas una idea, una sola idea  siquiera, de por qué la gente no te cree nada, no cree que le hayas comprado los bienes, los derechos y acciones al viejo Polo: con el sueldo que Polito te pagaba semanalmente, ni aún reuniéndolo en esos "treinta años" que él hubo de mantenerte, podrías acumular lo que yo me gano en un año de ejercicio).  5) Cuando dices: "tengo la virtud de andar libremente y con mi personalidad en alto, tranquilo por donde quiero estar sin temor a nada ni a nadie". Tienes razón en ello. Tu eres un don nadie y siempre vas a serlo: un don nadie. Eres un desconocido. Un don nadie. Alguien que pudo estudiar y ser un profesional y malgastó su tiempo; alguien que en lugar de trabajar solo y por su cuenta, tuvo que pasar toda su vida, llevando regaños e insultos, humillaciones de su padre, porque nunca aprendió un oficio decente, porque jamás se atrevió a ser independiente. Me llamas cobardes, cuando en realidad tú sabes que aquí el único cobarde eres tú. Muchas veces supiste, te enteraste que personeros como el tal Aldana había hablado mal de Luis, y no hiciste nada porque una de tus hermanas vive con un hermano del "gusano". En cambio, yo estuve al frente de la investigación policial de la muerte de Luis, y no me importaron las llamadas de muertes que me hicieron, mucho menos el peligro que ello conllevaba; Luis era mi hermano, el único hermano al que yo siempre intenté imitar. Fui víctima de un atentado y no me arrepiento de ello. Y para que veas, acostumbro siempre andar solo. No me gusta andar acompañado de nadie, salvo que sean de unas buenas féminas. (Sé de tu apego a "Chúas", pero en este mundo de libertades, cada quien carga su saco a cuesta). Igual que tú, tengo muchos amigos; con la diferencias que los míos son poetas, letrados y académicos. Hará unos seis meses -quizá menos- el viejo Polo me llamó a Caracas. Llorando como un niño me contó todo lo que le hiciste. Me pidió ayuda y como siempre se la di. Pague los abogados. Raquelita y yo fuimos promovidos como órganos de pruebas, pero como observamos que ninguno de tus hermanas quiso  ir a declarar desistimos de ello.  Le dije a Raquelita: Cheo posiblemente ganará la demanda, como buen timador, hizo bien el "trabajo".  Pero haré todo lo que esté a mi alcance para que la sociedad caroreña sepa quién es Hipólito Álvarez Vásquez. Harto lamentable a consecuencia de las intervenciones quirúrgicas que me han hecho, no puedo hacer ningún esfuerzo físico extremo; sin embargo, hace poco, en unos de mis viajes a Carora, me detuve en Tintorero; ahí –pensando en la tristeza y en las lagrimas del viejo Polo–  compré un obsequió para ti. Tarde o temprano habré de dártelo. Eso dalo por hecho.

 
! EJERCITO DE POETAS - "©-2008 ¡¡Por unica Vez... disparen las letras...!;
ir arriba